martes, 26 de agosto de 2008

Artículos de Dani Mateo en la Revista DT - Septiembre

Como siempre por cortesía del Foro de la Mafia Mateista y Susana Galindo que los publicó antes que nadie en el blog.

El tonto de los arbustos


Manolito el paparazzi no quería ser así, pero lo era. Aquella mañana, su cabeza hervía bajo la gorra que su madre había decorado con ramitas de abedul. Lo cual le hacia sentir aún más imbécil, porque en Ibiza no hay abedules. “¿De donde las sacaría mamá?”. Aparto un poco el follaje, cogió su cámara y volvió a apuntar a la playa. Nada. Sólo tetas anónimas. Miseria y compañía. No es que a Manolito no le gustaran las tetas. Desde pequeño su principal afición era espiar a las compañeras. Abría mucho los ojos y luego dibujaba aquel montón de pechitos que le proporcionaban otras tantas...

Pero ahora que había hecho de su vicio una profesión, por una teta sin nombre no le darían ni un duro, pensó mientras se acomodaba la erección.

Manolito el paparazzi no quería ser así, pero lo era. Nadie le tenia la culpa, pero él creía que si. La culpa la tenían los famosos por ser tan felices. Si ellos no fueran tan guays, él no seria tan triste, ¿no? A veces soñaba con acercarse a uno y decírselo, pero era muy cobarde. Una vez fotografió a un famoso, éste se le encaró y él acusó a un japonés que pasaba por allí. Y recibió dos palizas.

- “perdone”, dijo el guardia, “pero esas ramas que lleva en la cabeza son de una especie protegida”.

- “yo no se nada, agente”, respondió Manolito. “la gorra la hizo mi madre”.

- “su madre, claro. acompáñeme”.

Manolito, como Al Capone, después de joder 1.000 vidas, acabo en la cárcel por un delito menor. Su madre dijo no saber nada y se largo a Benidorm. Lamentablemente, esta historia no esta basada en hechos reales.

6 comentarios:

Paula González dijo...

Me gusta :)

amuriaga dijo...

Me encanta! Sobretodo la frase del final! :D

Anónimo dijo...

no se por que me da ligeramente la sensación de que esto va por los que les sacaron fotos a su novia y a él...

Elena Ramírez dijo...

Hola¡¡¡ Compadezcamos a los paparazzi , este texto demuestra que no se hacen asi, si no que vienen ya malamente hechos ayyy... pobre Manolito que ni su madre le quería jajaja.

Muy bueno Dani ¡¡¡

Dew¡¡¡

vicky.gaspar dijo...

Madre mia, esque me avergüenzo del periodismo español. Ydigo el español porque por lástima no conozco ningún otro.

Por cierto que pronto ¿no? aun no es septiembre, pero que ganas tengo de que se acabe el verano y vuelva todo a la normalidad Gavilondo con sus críticas y manolito el paparazzi a criticar los abrigos de los famosos desde las rejas de prisión. En fin, muy buena la historia se la contaré a mis sobrinos

Anónimo dijo...

Este tío es grande... muy grande. Estoy en mi último año de carrera (Comunicación Audiovisual), tocan las prácticas... Si mi madre me viene con un gorro decorado con ramitas de abedul saldré en alguna página de sucesos. Ya de paso, una petición: que a nosotros que acabamos la carrera, no nos manden de pardillos a invadir la intimidad de nadie!!!